Salinas de Cahuíl

Ancestral proceso de fabricación de sal.

 

salinas_0112

Las Salinas de Cahuíl

Cáhuil es un pequeño caserío chileno localizado a 15 kilómetros al sur de Pichilemu, en la desembocadura del estero Nilahue, Región de O’Higgins. Su nombre procede de la gaviota cáhuil, ave común de la zona. La principal característica de este lugar es la producción artesanal de sal de costa, así como la producción de ostras y choros zapatos. La laguna de Cáhuil, rodeada de un vasto humedal, es un lugar apto para la pesca, la natación y paseos en bote.

 

Salinas

Las salinas de esta zona datan de tiempo inmemorial. Se sabe que fueron los indígenas los primeros que las cultivaron en forma muy rudimentaria. No obstante, hoy en día el método se ha ido perfeccionando de tal manera que hoy su producción es apreciada enormemente. Al año 1978 más de un 60% de la población de Cáhuil vivía en torno a la producción de sal, producción que no está vinculada a empresas industriales. Los “cuarteles” o cuadrantes de producción mínimos que componen la red de trazados se encuentran en manos de campesinos vinculados al pueblo, también existen propietarios con título de dominio que arriendan estas unidades básicas y que viven distantes al asentamiento.

Para fomentar el turismo rural de Cáhuil, la municipalidad de Pichilemu creó la “Ruta de la Sal”, que interna a los turistas en los sectores donde se realiza el proceso de generación de sal. Este recorrido parte desde Pichilemu y comprende los sectores de Cáhuil, Barrancas, La Villa, El Bronce, La Palmilla y La Plaza. En esta ruta existen dos ranchos campesinos (“Oro Blanco” y “El Bronce”), en los cuales se puede degustar de la exquisita gastronomía típica de la zona.

Fauna

En la zona de Cáhuil se encuentran a lo menos 46 especies de aves, que se encuentran en peligro de extinción, entre ellas: el cisne coscoroba, cisne de cuello negro, cáhuil, garza cuca, entre otros. A su vez, este lugar es un área reconocida como importante para la alimentación y eventual nidificación de patossilvestres, ya que alberga a lo menos siete especies de ellos. En 2008, la Corporación Nacional Forestal estableció una reserva en la isla de las salinas de Cahuil, por ser un lugar de ecosistema híbrido, en el que destaca una vegetación hidrófila, que provoca un entrono que favorece el entrono de desarrollo de fauna endémica.4 En esta laguna se puede hacer pesca deportiva. Entre las especies que se puede pescar está el pejerrey argentino, carpas y cachambas. Además, se puede hacer extracción de almejas, navajuelas y machas.5

Fuente: Wikipedia